Lun01252021

Última actualizaciónVie, 12 Jun 2020 10pm

Back Usted está aquí: Home Especiales Barlovento, un stud y haras con gran historia

Barlovento, un stud y haras con gran historia

01 Enero 2020 -  by Juan José Esquerre Pasco

Por más de 60 años, Barlovento ha tenido una vigencia especial en la hípica peruana a través de grandes caballos que produjeron triunfos memorables y tardes gloriosas.

Se puede decir que Barlovento ha tenido tres etapas bien definidas en su historial. Una primera iniciada por su fundador Augusto Maggiolo Cavenecia, persona de vastos conocimientos y gran afición que con permanente esfuerzo supo convertir a su stud en unos de los mejores de nuestro medio y a su haras en uno de los centros de crianza más importantes del país.

Augusto Maggiolo Cavenecia fue un hombre culto, inteligente, y amante del purasangre, y de las carreras de caballos, afición que conservó durante toda su vida. De joven, Augusto Maggiolo tuvo vocación por la escultura incursionando también en la publicidad cinematográfica. Pero la actividad más importante que llevó a cabo fue la de constructor naval. En 1941 funda en el Callao el astillero Cati Crafft, que más tarde se convertiría en Construcciones Augusto Maggiolo SA, importante empresa que jugó significativo papel en el desarrollo de la industria naval del país.

En la hípica peruana tuvo descollante actuación llegando a presidir por varios años tanto la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera del Perú como la Asociación de Criadores de Caballos de Carrera del Perú, además de ser integrante del Consejo Directivo del Jockey Club del Perú.

En 1950 aparece como propietario por primera vez con un par de castaños que inicialmente corrieron con los colores de su primer stud llamado La Fiesta y que realizaron sugestivas campañas en el recordado Hipódromo de San Felipe. Estos caballos fueron Creck, uno hijo de Cabañero y La Pituca, y Engreído, un hijo de Insulto y Baby. Breck fue escolta a menos de un cuerpo de Llanero en el Derby Nacional de 1950. Engreído, en 1951, entró segundo de Pavero en el Clásico Almirante Miguel Grau, y luego, a partir de 1952, ya con los tradicionales colores del Stud Barlovento, continuó su destacada campaña.

Pero quien le brindó a Augusto Maggiolo el primer triunfo como Barlovento fue Patrulla, una hija de Haricot que anecdóticamente ganó el 20 de enero de 1952, la misma tarde en la que el crack Pertinaz hizo suyo el Clásico Ciudad de Lima.

Para Augusto Maggiolo, la fama llega de la mano de Polaris, uno de los últimos hijos del gran Postín, cuando con la monta de José Valdivia y la preparación de Augusto Salas gana de punta a punta el Derby Nacional de 1963.

Polaris también hizo suyo el Gran Premio Nacional y el Ciudad de Lima en dos oportunidades. Cuando fue llevado al Haras Barlovento como semental produjo a su vez a dos ganadores del Derby.

En 1965, Augusto Maggiolo trae especialmente contratado al Perí a Juan Suárez Suárez para entrenar a los caballos del Barlovento y logra alcanzar un éxito sorprendente ganando todas las pruebas clásicas del calendario peruano.

Uno de los primeros éxitos de Juan Suárez y Augusto Maggiolo fue con La Voleur, castaño oscuro adquirido en las ventas del haras argentino Las Ortigas. Hijo de Snob y Linterna, fue crack indiscutible de Monterrico y el primer caballo que Barlovento llevó a competir al extranjero.

Le Voleur fue a correr a Chile en el Gran Premio Internacional sobre 2.600 metros perdiendo en la meta el quinto lugar ante el argentino Tagliamento en la carrera ganada por el crack chileno Yumbel.

Poco después, de vuelta a Monterrico, escoltó al mismo Yumbel en el Gran Premio Internacional Jockey Club del Perú y a partir de esa carrera se convirtió en el mejor caballo de las pistas ganando el Independencia, Comercio, Jorge Chávez, Ciudad de Lima y el Presidente de la República. No mucho tiempo después, un problema al tendón comenzó a molestarlo, pero aun así, el 19 de junio en el Internacional Jockey Club del Perú llega a imponerse sobre la chilena Figura en una carrera muy disputada donde la nobleza de Le Voleur se sobrepuso a todo y respondió cuando se lo pidió su jinete Sergio Vera. Fue su última carrera en las pistas.

Trastévere (Agamenón y Libertina) corrió 9 carreras de las cuales salió airoso en 8 (su única derrota fue por medio pescuezo) pero ganó la triple corona para los colores de Barlovento, consagrándose como el segundo ganador del Derby para Augusto Maggiolo.

Palatino (Polaris y Aosta), nacido y criado en el Haras Barlovento, sobresalió ganando el Derby Nacional de su generación en 1970 además de los clásicos Gran Premio Nacional y Comparación.

Primero de Mayo –fecha que recuerda el nacimiento de Augusto Maggiolo– fue hermano entero de Palatino y ganó el Derby Nacional de 1974 así como los clásicos Mariano I. Prado y Ugarteche y Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera del Perú.

Sin lugar a dudas, Santorín fue el referente más importante que tuvo Augusto Maggiolo y su Stud Barlovento. El hijo de Biomidryn y Missing Moon que crio Claudio Fernández Concha en el Haras La Cabaña lo obtuvo todo en la temporada del 73 convirtiéndose en el primer caballo ganador de la cuádruple corona y el que escribió la página más gloriosa de nuestro turf al imponerse por 13 cuerpos en el Gran Premio Internacional Carlos A. Pellegrini en Argentina.

Su última carrera en el Perú fue un ‘galope de salud’ en el Gran Premio Nacional luego del cual fue llevado a proseguir su campaña a Estados Unidos cumpliendo destacadas presentaciones enfrentando a caballos de la talla de Forego. Una lamentable lesión dio por terminada su campaña en las pistas cuando se estaban haciendo los preparativos para llevarlo a correr el Arco del triunfo en Longchamps.

Ya en la reproducción, Santorín tuvo en Galeno a su mejor descendiente, pues ganó el Derby Nacional de su generación en 1984 a la vez de coronar su jerarquía internacional ganando el Clásico Latinoamericano de 1987 disputado en el Hipódromo de Monterrico.

Augusto Maggiolo no escatimaba recursos para adquirir ejemplares tanto en el país como en el extranjero especialmente en Argentina. Entre los muchos caballos que tuvo el Barlovento, recordamos a Díscolo, Zorba, Estreno, Tirador, King Forest, Ponte Vecchio, El Pescador, Fiessoli, La Belle Epoque, Trova, Mahmoudtina, Stavilen, Fontana de Trevi, Ca’Doro, Tenerezza, Via Condotti, María Sueños, Bold Castle, La Voleuse y Deborah, esta última una yegua muy veloz que puso muchas veces en apuros a la campeona Flor de Loto.

El Barlovento lideró la estadística de studs en cuatro temporadas, tres de las cuales fueron consecutivas: 1969, 1970 y 1971. La última fue en 1973.

En 1965 y a orillas del mar de la playa de Conchán, Augusto Maggiolo fundó el Haras Barlovento que constaban de 60 hectáreas. Con sus colores, el Barlovento ganó seis Derbys a través de Polaris, Trastévere, Palatino, Primero de Mayo, Santorín y Le Vodkatine quienes estamparon sus nombres en la máxima prueba de nuestro turf. Palatino, Primero de Mayo y Le Vodkatine nacieron, se criaron y corrieron pata Barlovento y años más tarde, en 1984, para ser precisos, se agregaría otro Derby con Galeno, oriundo de las praderas de Augusto Maggiolo.

Durante 10 años el Barlovento se reservó toda su producción para la defensa de sus colores, para luego participar en las tradicionales subastas de productos de 2 años que organiza la Asociación de Criadores de Caballos de Carrera del Perú.

Al fallecer Augusto Maggiolo, el haras pasó a ser propiedad de su hija Cata y de su esposo Manuel Ugarte Almonte, con el que comienza la segunda etapa de Barlovento. Cata había heredado la afición de su padre y Manuel Ugarte Almonte fue también gran aficionado, llegando incluso a ser Presidente de la Asociación de Criadores de Caballos de Carrera del Perú.

Durante su gestión se cambió la temporada de servicios del primer al segundo semestre y se continuó con el Programa de Fomento a la Crianza del Pura Sangre de Carrera Nacional. Gracias a ese cambio, se logró por primera vez traer al Perú un padrillo en condición del ‘shuttle’ para prestar servicios en la temporada de montas en nuestro país. Southern Rhythm, un hijo de Dixieland Band que prestaba servicios en Vinery (KY) fue el primero de varios padrillos que luego importó en la misma condición el Haras Barlovento.

Manuel Ugarte Almonte tuvo destacados caballos que corrieron por las sedas del Stud M.U.A. que fundara su padre Mariano Ugarte Álvarez, quien fuera el primer importador de yeguas inlandesas al Perú.

La temprana muerte de Manuel Ugarte Almonte en 1997 acelera la llegada de la tercera etapa para Barlovento, al mando de su hija Natalia y su esposo Boris Schwartzman Mayo, quien antes había fundado el Stud Fumillo, con créditos como Mengano, Dancing Action y Canadienne. Esta etapa coincide con la adquisición de nuevas tierras en San Luis de Cañete en enero de 1999 y la reimportación de yeguas como Maryshenka (hija de la crack Maidenform), su hija Classic Mari y de Tolita.

Con las 40 hectáreas recién adquiridas el Haras Barlovento puso en marcha una reingeniería que le permitió producir a la campeona Shuaily, que como se recordará nació en las nuevas tierras y que posteriormente fue adquirida en subasta pública por el Stud Bahía Blanca y que estuvo a punto de derrotar al campeón argentino Storm Mayor a fines de diciembre de 2006 en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini (G1). Un año antes, Immortalité, otra yegua nacida en el Barlovento, corrió un espectacular Pellegrini cuando se fue abriendo en los últimos 600 metros de la recta de San Isidro para arribar en el 5to lugar del mismo Storm Mayor.

También debemos mencionar que el prestigio del Barlovento trasciende nuestras fronteras, pues caballos nacidos en sus praderas corrieron con éxito en California, Argentina y Uruguay. Winning Ways (You And I y Gilabteni) que crio Barlovento y que fuera exportada a Argentina para correr en sociedad con La Pomme dio en la reproducción a Winning Prize, campeón de 2 años y campeón millero en Argentina así como ganador de G1 en Estados Unidos.

En los últimos años, se han importado vientres de excelente pedigree y se ha importado a padrillos como Jaguar On The Run (Stomr Cat), Timely Advice (A.P. Indy) y Cyrus Alexander (Medaglia D’Oro), a la vez de promover incesantemente la venida de padrillos bajo la modalidad de “shuttle” como lo fueron You And I (Kris S), Shuailaan (Roberto), Street Hero (Street Cry), Forty Tales (Tale Of The Cat) y recientemente The Lieutenant (Street Sense).

El cobarde ataque sufrido el pasado 22 de diciembre a las instalaciones del Barlovento en Cañete y que acabó con la vida de su staff de padrillos no solo es repudiable, sino que se convierte en el más triste capítulo de esta historia llena de éxitos y de gran empeño y dinamismo de parte de su gente. Ojalá que el tiempo ayude a sanar las heridas para que puedan recuperarse de un golpe anímico y emocional muy duro. Pero que sepan que todos los amantes de la hípica hacemos fuerzas para que así sea.

 

Foto: Turf Diario

Modificado por última vez en Martes, 07 Enero 2020 21:55