Lun01252021

Última actualizaciónVie, 12 Jun 2020 10pm

Back Usted está aquí: Home Especiales ¿Qué otras ventas millonarias se hicieron en remates de caballos?

¿Qué otras ventas millonarias se hicieron en remates de caballos?

12 Septiembre 2019 -  by Perú Hípico

La venta de una potranca en 8,2 millones de dólares en los remates de yearlings en Keeneland este miércoles, ha dado la vuelta al mundo y se ha convertido en una de las noticias más trascendentales del 2019 en el deporte de las carreras de caballos. Nunca en la historia de estas tradicionales subastas se había vendido una yegua de año y medio de edad en esa cifra, un verdadero record para la industria.

¿Pero qué otros caballos se vendieron en verdaderas fortunas en las salas de ventas? Perú Hípico navegó en algunos archivos y encontró estos casos, donde casi siempre la inversión fue mucho (pero mucho) mayor al retorno.

HAVRE DE GRACE: US$ 10 millones

Esta yegua fue sensacional. Completó junto con Rachel Alexandra y Zenyatta un trébol de corredoras de altísimo nivel, que le dieron al deporte tardes memorables. En el año 2011 lo ganó casi todos frente a las de su género y cuando fue a medirse con los machos les ganó en el Woodward Stakes (G1) de Nueva York y luego entró a cuatro cuerpos de Drosselmeyer en la BC Classic (G1) de Kentucky, adelantando a corredores como Flat Out, Ice Box, Uncle Mo o Stay Thristy. Pese a la derrota, igual fue elegida Caballo del Año de esa temporada sobre Acclamation, Cape Blanco y Game On Dude.

Culminada su campaña en las pistas, en marzo del 2012, fue llevada a la venta mixta de Fasig Tipton, a finales de noviembre de ese año, como potencial yegua madre. Mandy Pope, la afamada propietaria y criadora de caballos de carrera, quien ayer abrió la cartera para sacar 8.2 millones de dólares por una potra de año y medio, también hizo noticia aquella vez pagando 10 de los ‘grandes’ por aquella corredora.

La llevó a su criadero, el Whisper Hill Farm, donde fue presentada a los mejores sementales del mercado: Tapit y War Front. Las tres primeras crías fueron reservadas por su propietaria y a la fecha todas han salido de perdedores, pero generando premios por menos de US$ 140 mil dólares. La cuarta cría fue vendida el año pasado en US$ 550 mil.

SNAAFI DANCER: US$ 10.2 millones

En julio de 1983, las subastas de Selectos de Keeneland dieron la más grande sorpresa que el mundo hípico había visto hasta el momento. Un potrillo de año y medio se convertía en el primero en superar el costo de los 10 millones de dólares. Lo hizo posible el Sheik Mohammed bin Al Maktoum, quien estaba buscando un caballo de gran formación genética que pudiera servirle de semental. Fue el inicio de la lucha con el poderoso Coolmore inglés.

El Aston Upthorpe Stud, de propiedad de la familia real de Dubai, pagó US$ 10,2 millones por este hijo de Northern Dancer que, al final… nunca pudo correr. El argumento fue que el potrillo se había mostrado muy lento en sus entrenamientos y no daba la confianza de que pudiera responder a sus genes en las pistas. Lo reservaron para la crianza y vino el segundo sacudón: Mostró problemas de fertilidad. Pese a que se hicieron pruebas y tratamientos, solo pudo engendrar cuatro crías, tres de los cuales corrieron sin mayor fortuna.

MEYDAN CITY: US$ 11,7 millones

En septiembre del 2006, se vendió al potrillo de año y medio más caro de todos los tiempos en los remates de yearling de Keeneland. Se pagaron US$ 11,7 millones por un lindo potrillo hijo de Kingmambo. Lo compró John Fergunson a nombre del Sheik Mohammed bin Al Maktoum. Lo bautizaron Meydan City, para promocionar la ciudad de Meydan, el (por ese entonces) proyecto turístico que hoy es toda una atracción en el mundo entero.

Lo llevaron a Europa donde había cifradas esperanzas en que fuera una estrella. Tras debutar tercero, ganó dos condicionales en Newmarket y luego sumó 6 no figuraciones para retirarse de las pistas con US$ 45.975 en ganancias y sin el brillo que había generado su compra y las expectativas que tenían cifradas en él.

SEATTLE DANCER: US$ 13,1 millones

Solo dos años después de la sonada venta de Snaafi Dancer, otro ‘bailarín’ hizo noticia en el tattersal de Keeneland. La venta de selectos de julio del 1985 mostró el caso de Seattle Dancer, un linajudo hijo de Nijinksy, que cayó a un precio de 13,1 millones de dólares.

Era el hermano menor de la sensación de las pistas Seattle Slew, por entonces el penúltimo Triple Coronado de los Estados Unidos. Stavros Niarchos, Susan Magnier y su padre John, Robert Sangster, Vincent O’Brien y Daniel Schwartz se unieron en sociedad para adquirir a este imponente castaño, ganando la puja al Sheikh Mohammed y Allen Paulson.

Lo llevaron a Europa para desarrollar su campaña, pero no pudo empezar a los 2 años de edad. Corriendo para los colores de Niarchos y puesto al cuidado de Vincent O’Brien, el caballo ganó 2 clásicos de G2 en Irlanda y segundo en un G1 en Francia, dentro de 5 actuaciones, acumulando US$ 152.413 en premios.

Retirado a la cría en Ashford Stud, el haras de Coolmore en Kentucky, luego se paseó como reproductor por Irlanda, Japón y Alemania. Produjo en total 37 ganadores clásicos, entre ellos la campeona alemana Que Belle y la ganadora del Kentucky Oaks, Pike Place Dancer.

Seattle Dancer sufrió un ataque al corazón el 2 de junio del 2007 en Alemania. Tenía 23 años.

BETTER THAN HONOUR: US$ 14 millones

Es el más alto precio pagado por una reproductora en toda la historia. En verdad, tenerla es un trofeo para cualquier apasionado de la hípica. Su fama como yegua madre y el extraordinario pedigrí que posee hace que valga cada dólar.

Southern Equine Stables lo tenía así de claro y no dudó en pagar 14 millones de dólares por esta yegua que produjo dos ganadores del Belmont Stakes (G1) (Jazil y Rags to Reaches), un ganador del Peter Pan Stakes (G2) (Casino Drive) y un ganador de la BC Marathon (Man Of Iron).

Tras pagar esa exorbitante cifra en los remates de Fasig Tipton de noviembre del 2008 en Kentucky, Better Than Honour produjo tres crías más, todas hembras, dos de las cuales corrieron tres veces sin alcanzar victoria y una de ellas sin ni siquiera aparecer en los programas. Hoy todas estás destinadas a la crianza.

THE GREEN MONKEY: US$ 16 millones

Es el record mundial. El caballo de carreras más caro vendido en remate público y uno de los más grandes fracasos de la industria. La puja entre Coolmore y el Sheik fue casi de película, ganando la partida los primeros mencionados.

Finalmente el martillo cayó en 16 millones de dólares en las ventas de productos de 2 años en training organizada por Fasig Tipton en febrero del 2006 en Florida. Demi O’Byrne firmó la compra para la sociedad de Michael Tabor, John Magnier y Derrick Smith.

Con mucha expectativa, The Green Monkey debutó en Belmont Park el 15 de septiembre del 2017. No pasó del tercer puesto en una condicional sobre 1.200 metros. Corrió dos veces más, en Belmont y en Hollywood Park, perdiendo ambas. Decidieron retirarlo antes que haga más papelones.

Ingresó como reproductor en el 2009 en el haras de Randy Hartley y Dean De Renzo en Ocala a un valor de US$ 5.000 el servicio. En la cría tampoco dio lo que se esperaba. Su mejor producto fue una potranca nacida en Panamá que ganó la triple corona de yeguas de ese país. Un ganador clásico en Canadá, otro en Estados Unidos y uno más en Puerto Rico, completan a duras penas el listín de grandes hijos producidos por el caballo de carreras más caro de todos los tiempos.

La laminitis lo atacó en el 2018 y fue sacrificado en mayo de ese año. Tenía 14 años. Sus cuerpo fue enterrado en el Harley / De Renzo Thoroughbreds, donde ejerció sus funciones de semental.

Modificado por última vez en Sábado, 14 Septiembre 2019 10:58