Lun01252021

Última actualizaciónVie, 12 Jun 2020 10pm

Back Usted está aquí: Home Especiales Cuando el turf te lo cuentan al oído: 85 años hablando de hípica

Cuando el turf te lo cuentan al oído: 85 años hablando de hípica

26 Mayo 2019 -  by Perú Hípico

Que levante la mano alguien mayor a 30 años que no haya visto –en vivo o por televisión– una carrera de caballos en Monterrico con la radio pegada al oído para escuchar que Raúl Serrano te la narre con su inconfundible estilo. No hay.

Hablemos de Hípica llegó a los 85 años. El emblemático programa radial que fundó Raúl Serrano de los Reyes en 1934 y que luego siguió su hijo Raúl Serrano Arce y ahora continúa su nieto Raúl Alonso Serrano Roncallo, es, sin lugar a dudas, el espacio por excelencia de los amantes del turf. De los que aprendimos ‘a ver’ carreras a través de las narraciones y comentarios de todo el gran equipo humano que, fielmente, estuvo frente a los micrófonos para contarnos al oído lo que pasaba en el hipódromo.

LOS INICIOS

Serrano de los Reyes había regresado de un viaje por Europa con la idea de transmitir mediante radio las competencias hípicas. Había visto en el Viejo Continente que otros deportes habían implementado el ‘curioso’ sistema y se lo planteó a algunos empresarios nacionales para llevar adelante el peregrinio proyecto.

Como suele suceder con las ideas de los grandes visionarios, la gran mayoría de personas no ‘lo entendieron’ y así fue como el astuto Raúl se lanzó al ruedo para llevar las incidencias de lo que acontecía en el Hipódromo de Santa Beatriz. Se acercaba el final de la era del morisco escenario hípico donde hoy queda el Campo de Marte y el elevage se recuperaba lentamente de los golpes que había dejdo la caída del régimen de Augusto B. Leguía, con lo que también habían quedado desnudadas algunas falencias de la incipiente industria hípica nacional. Pero Serrano de los Reyes impuso una nueva ‘moda’ desde las ondas de Radio Goicochea todos los domingos. Había nacido Hablemos de Hípica, el primer programa radial que transmitía las carreras desde un hipódromo.

LA ETAPA DE ORO

Ya bien entrada la era de San Felipe, a mediado de los 50, el hijo de Raúl –junior, como se hizo conocido– tomó la posta. Dejó de lado su título de abogado y se preparó en las técnicas de locución para coger el micrófono y convertirse en la voz inconfundible que todos los amantes de la hípica recordamos con mucho cariño.

Desde su ubicación en la tribuna de San Felipe y luego en la caseta del quinto piso de Monterrico, Raúl Serrano Jr. se hizo un ícono de la radiotelefonía nacional. Su estilo, acompañado de una chispa sin igual, nos pintaba un hipódromo lleno de anécdotas e historias que, incluso estando en la misma tribuna, era imposible no imaginarlas con solo cerrar los ojos.

“Hablemooooooosss de Hípica… desde Monterrico”, solía decir Junior para interrumpir la cortina de presentación del programa, musicalizada con genialidad por la obertura de la gran ópera Guillermo Tell, la última compuesta por Giocomo Rossini.

Porque con Raúl aprendimos de varias cosas a través de la hípica. Algún nombre raro de caballo que veía en la programación, y él de inmediato iba al ‘mataburros’ o a su ‘libro de curiosidades’ para darnos el significado. O quien no recuerda, en los 80 y 90, la reproducción (en cassette, claro está) de los monólogos del uruguayo–argentino Juan Verdaguer. Bastaban 5 minutos previos a la primera carrera del programa dominical para soltar la risa a carcajadas y empezar la tarde de carreras amena y divertida.

Y ni qué decir de las frases, ocurrentes, que ya quedaron en la inmortalidad. “El dolorosísimo puro”, para referirse a ese torniquete abusivo que algunos suelen usar (todavía) en el labio superior de los caballos indóciles para bajarles la ansiedad. O cuando solía gritar: “Y esto, se acabó”, para sentenciar una carrera que venía siendo ganada al galope. Y cómo olvidar el famoso “patapúfete”, la contagiosa palabra que usaba el recordado humorista argentino Pepe Biondi, y que Raúl la aplicó a los altos dividendos de la tarde.

EL PRESENTE Y FUTURO

Junior, todavía vigente, dejó las narraciones porque –él mismo señala– la vista ya no le daba para ver las incidencias de una carrera y sentía que transmitir de esa forma era un engaño a su público. Y esa nobleza lo llevó a ceder el micrófono, tal como lo hizo su padre, a su hijo Raúl Alonso Serrano quien –repitiendo la historia– dejó una promisoria carrera como administrador de empresas para prácticamente volcarse al timón del programa en medio de una crisis complicada para el turf nacional.

Pero bien dicen que lo que se hereda, no se hurta. Y ‘super junior’ ha seguido el legado con la misma chispa y carisma de su padre y de su abuelo. Aplicándole dinamismo, manteniendo el diálogo con el público y dando el gran paso hacia la tecnología.

Porque si antes junior nos hablaba solo detrás de un parlante, Raúl Alonso lo hace también ahora detrás de la pantalla de un Smartphone. Hablemos de Hípica dio el salto transmitiendo por Facebook live y ha permitido que miles de seguidores volvamos a recordar los viejos tiempos del programa y las nuevas generaciones se enganchen con la emoción que solo nos puede dejar la radio.

Y ‘super junior’ también le impuso su estilo. Los caballos que “sacan los anteriores con potencia” para hablar de los atropelladores se escuchan ahora con frecuencia a través del micrófono. Y ‘el mataburro’ y ‘el libro de curiosidades’ quedaron relegados por el google moderno.

Contar 85 años de un programa no es fácil. Más todavía si se trata de un espacio que durante ese tiempo fue el que nos contó la historia del turf. Que la relató mientras la vivía. Que ponía un punto final en cada jornada, pero dejándonos siempre la emoción de que en el siguiente día de carreras volveríamos a escuchar la obertura de Guillermo Tell, cerrar los ojos e imaginarnos las más emocionantes competencias: “Y con esta última información ya no me resta sino agradecerles la atención dispensada e invitarlos para una próxima reunión. Raúl Serrano y todo su plantel se despide hasta una nueva oportunidad. Adelante estudios”.

 

Foto: Cortesía Lino Montoya

Modificado por última vez en Domingo, 26 Mayo 2019 11:08